El truco para encontrar el nombre de tu marca

¿Quieres elegir el nombre de tu marca pero no sabes por dónde empezar? A continuación te mencionamos los 7 trucos más importantes para que puedas encontrar el nombre ideal para tu negocio.

1. Tu marca es tu identidad: ¡identifícate!

El nombre no es solo una palabra, es la sensación que despierta en el consumidor. Tú marca no solo le dice al cliente ‘qué’ eres, también le informa de ‘quién’ eres. Antes de decidirte debes aclarar cuáles son tus valores y enfocar tu realidad empresarial: el nombre debe personificar el carácter de tu proyecto. Procura que al decir tu nombre, se sepa inmediatamente de qué trata el negocio y cuál es el beneficio directo que le ofrece a los consumidores. 

2. Tómate tu tiempo para decidir y hazlo memorable

Escoger un nombre significativo y llamativo no es fácil, por lo que necesitas hacer una lluvia de ideas con tu equipo para que busquen palabras relacionadas al sector del negocio. Es importante que recuerdes que la marca debe decirle al cliente por qué tiene que irse contigo en lugar de con la competencia. Tomen nota de lo que les llama la atención y por qué. Además, el nombre tiene que ser memorable por lo que se tendrá que poner en la mente de los posibles consumidores.

3. El nombre debe sonar bien en voz alta y es fácil de usar

La gente no consume lo que no sabe pronunciar. Escoge una expresión agradable al oído y fácil de decir. Puedes optar por nombres cortos que sean fáciles de memorizar. Una buena opción, es usar nombres compuestos que empiecen con la misma letra (por ejemplo, Coca-Cola). Asegúrate que tu nombre lo puedas decir en voz alta muchas veces y no te trabes. Evita cualquier tipo de vicios del lenguaje como la repetición de sonidos, confusiones o dificultades al pronunciarlo. Piensa que si llegas a tener éxito, tu marca será mencionada en distintos medios de comunicación, así como de boca en boca entre los consumidores.

4. Piensa en grande: es a prueba de futuro

Piensa en la historia de tu empresa, los valores y los principales diferenciadores y contesta ¿Qué tan grande o expansivo imaginas que crecerás? Asegúrate de que cada aspecto de nombre no tenga un límite en expansión futura, es decir,  que no vaya a dejar de tener sentido con el paso del tiempo. Por ejemplo., puede que en unos años, lo que nació como una compañía de venta de colchones, acabe también vendiendo todo tipo de muebles para el hogar, así que no sería una buena idea haber llamado a la empresa “Duerme S.A”. Te recomendamos elegir un nombre neutro, aunque esté relacionado con el sector.

5. El nombre, el ‘story telling’ de la empresa

Escoge un nombre que hable con el cliente. La marca debe tener un sentido que el consumidor pueda comprender. Como ejemplo, te mencionamos el caso de las marcas deportivas. La firma Reebook se inspiró en el nombre de un veloz antílope africano (rhebok), mientras que Nike viene de Niké, diosa griega de la victoria. En definitiva, el nombre debe contarle al público qué puede ofrecer la marca.

6. Asegúrate de que lo puedas registrar

Si deseas que tu marca llegue a ser grande a largo plazo, debes investigar si no existe en el mercado o si se parece mucho a alguno de tu competencia. Para registrar tu nombre y tu marca debes hacerlo en el IMPI, de esta manera asegurarás que sea original y no tenga similitud con otras dentro del mercado.

7. Pruébalo en Google Ads

Esta herramienta de Google te permitirá encontrar frases similares, las palabras clave de tu giro y saber cuántas búsquedas locales y globales están teniendo ciertos términos. Algunas de estas búsquedas te ayudarán a saber si no existe un nombre muy parecido al que estás considerando utilizar y cuáles tienen mejor posicionamiento en Internet.

¿Ya tienes el nombre de tu marca? ¿Qué tan vital se siente este nombre? ¿Te hace sentir emocionado?

1. Tu marca es tu identidad: ¡identifícate!

El nombre no es solo una palabra, es la sensación que despierta en el consumidor. Tú marca no solo le dice al cliente ‘qué’ eres, también le informa de ‘quién’ eres. Antes de decidirte debes aclarar cuáles son tus valores y enfocar tu realidad empresarial: el nombre debe personificar el carácter de tu proyecto. Procura que al decir tu nombre, se sepa inmediatamente de qué trata el negocio y cuál es el beneficio directo que le ofrece a los consumidores. 

2. Tómate tu tiempo para decidir y hazlo memorable

Escoger un nombre significativo y llamativo no es fácil, por lo que necesitas hacer una lluvia de ideas con tu equipo para que busquen palabras relacionadas al sector del negocio. Es importante que recuerdes que la marca debe decirle al cliente por qué tiene que irse contigo en lugar de con la competencia. Tomen nota de lo que les llama la atención y por qué. Además, el nombre tiene que ser memorable por lo que se tendrá que poner en la mente de los posibles consumidores.

3. El nombre debe sonar bien en voz alta y es fácil de usar

La gente no consume lo que no sabe pronunciar. Escoge una expresión agradable al oído y fácil de decir. Puedes optar por nombres cortos que sean fáciles de memorizar. Una buena opción, es usar nombres compuestos que empiecen con la misma letra (por ejemplo, Coca-Cola). Asegúrate que tu nombre lo puedas decir en voz alta muchas veces y no te trabes. Evita cualquier tipo de vicios del lenguaje como la repetición de sonidos, confusiones o dificultades al pronunciarlo. Piensa que si llegas a tener éxito, tu marca será mencionada en distintos medios de comunicación, así como de boca en boca entre los consumidores.

4. Piensa en grande: es a prueba de futuro

Piensa en la historia de tu empresa, los valores y los principales diferenciadores y contesta ¿Qué tan grande o expansivo imaginas que crecerás? Asegúrate de que cada aspecto de nombre no tenga un límite en expansión futura, es decir,  que no vaya a dejar de tener sentido con el paso del tiempo. Por ejemplo., puede que en unos años, lo que nació como una compañía de venta de colchones, acabe también vendiendo todo tipo de muebles para el hogar, así que no sería una buena idea haber llamado a la empresa “Duerme S.A”. Te recomendamos elegir un nombre neutro, aunque esté relacionado con el sector.

5. El nombre, el ‘story telling’ de la empresa

Escoge un nombre que hable con el cliente. La marca debe tener un sentido que el consumidor pueda comprender. Como ejemplo, te mencionamos el caso de las marcas deportivas. La firma Reebook se inspiró en el nombre de un veloz antílope africano (rhebok), mientras que Nike viene de Niké, diosa griega de la victoria. En definitiva, el nombre debe contarle al público qué puede ofrecer la marca.

6. Asegúrate de que lo puedas registrar

Si deseas que tu marca llegue a ser grande a largo plazo, debes investigar si no existe en el mercado o si se parece mucho a alguno de tu competencia. Para registrar tu nombre y tu marca debes hacerlo en el IMPI, de esta manera asegurarás que sea original y no tenga similitud con otras dentro del mercado.

7. Pruébalo en Google Ads

Esta herramienta de Google te permitirá encontrar frases similares, las palabras clave de tu giro y saber cuántas búsquedas locales y globales están teniendo ciertos términos. Algunas de estas búsquedas te ayudarán a saber si no existe un nombre muy parecido al que estás considerando utilizar y cuáles tienen mejor posicionamiento en Internet.

¿Ya tienes el nombre de tu marca? ¿Qué tan vital se siente este nombre? ¿Te hace sentir emocionado?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat